Mecanismo esencial para encontrar tu retrato.

Pintar un retrato como si estuviera conociéndote despacio.
La inquietud de la hoja en blanco, la ansiedad de aún no saber. Y entonces, la sorpresa del primer trazo.

Primero un esbozo, un contorno a lápiz duro. Luego, con un lápiz más blando, acariciar el papel con sombras, borrar, correr el grafito con los dedos. Desdibujar.

Después los pinceles: colores, matices, agua. Mucho agua. Encontrar más azules, naranjas, verdes casi transparentes. Mojar el papel, mordisquear la madera del pincel de pelo fino, entornar los ojos y descubrir tantos – tantos – tonos de fondo.

Y luego un pincel preciso – si me dejas – diluyendo apenas los colores, encontrar tonos exactos y pintar, pintar, pintar. Pintar labios, y lunares, y pezones: encontrar por fin el preciso color carne.

Aunque yo suelo acabar antes de tiempo: suelo conformarme con caras de ojos blancos. Firmo con fecha, cuelgo la hoja, guardo colores, seco pinceles, cierro los botes y miro el retrato: es suficiente.

Pero siempre al comienzo lo pienso:
“Quizás esta vez, con tinta, pueda pintar tus pupilas”

Gen.

2 thoughts on “Mecanismo esencial para encontrar tu retrato.

  1. muy bonito 🙂

    EDIT: como al darle a “post comment” me dice que mi comentario es muy corto, voy a llenarlo de smilies hasta que me deje

    😀
    = )
    😛
    (_8(|)
    ( :F
    0-)
    o-(_B-[]
    o_O?
    ¯\_(ツ)_/¯
    (╯°□°)╯︵ ┻━┻ ┬──┬
    ( ͡° ͜ʖ ͡°)
    :-*

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Te Libro De Todo Mal utiliza WordPress
Tema inspirado en Esquire por M.Buchanan